Cine-cultura y el incremento de sus precios.

Hace tan solo unos años atrás ir al cine estaba al alcance de cualquier bolsillo, incluso podías permitirte el capricho de comprar un refresco y unas palomitas sin pasar apuros por disfrutar de tan grandioso espectáculo.

Hoy en día ir una tarde al cine solo o en compañía se ha convertido en todo un sacrificio económico.

La crisis económica nos ha afectado en gran medida a los pequeños placeres de la vida como podrían ser salir a disfrutar de una película una vez por semana, pero el cine contrario a adaptarse a nuestros tiempos y permitirnos seguir disfrutando de este lujo ha encarecido sus precios hasta límites que solo podemos permitírnoslo muy de vez en cuando.

Lo achacan al encarecimiento de impuestos o incluso al aumento de piratería, descargas ilegales y proliferación de páginas web con contenido online con copyright.

Pero lo cierto es que cuando necesitan publicitarse bajan las películas a precios más que asequibles, que nos permiten al menos disfrutar de una buena película y olvidarnos por un rato del resto de problemas.

Las estadísticas han demostrado que les merece más la pena llenar las salas a precios bajos que tener 4 espectadores a precios elevados, pero no dan su brazo a torcer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *